Paella y sangría en «Le France»