Punta Arenas. Todo lo que necesitas saber.

punta arenas

Punta Arenas. Todo lo que necesitas saber.

En nuestra ruta patagónica, llegamos a Punta Arenas por la noche, después de todo el día viajando en autobús desde Calafate, pasando por Puerto Natales. Así que, ese día simplemente dejamos las mochilas en el hostal, llamado La Petita Maison. Un alojamiento sin grandes pretensiones, limpio y con una potente calefacción. Y lo siguiente fue llenar los estómagos que rugían como leones y descubrimos que en Punta Arenas también hay un local de La Mesita Grande. Una franquicia que conocimos en Puerto Natales, en la que preparan unas ricas y generosas pizzas.

Al día siguiente queríamos tomárnoslo con calma, así que, después del desayuno nos cambiamos de hostal, donde pasaríamos las 2 siguientes noches. No porque ese fuera malo, sino porque no habíamos podido reservar las 3 noches en el mismo por falta de disponibilidad. El nuevo alojamiento se llamaba hostal Adventure y realmente nos gustó mucho. La señora que lo regenta es muy amable y el desayuno es rico y abundante. Además puedes utilizar la cocina y dispones de té y café a cualquier hora.

Instaladas ya en el nuevo hostal, nos dirigimos a la oficina de información, situada en la Plaza de Armas, donde hay una estatua  en honor a Hernando Magallanes. Se dice que si le das un beso al pie del indio que hay en ese monumento, te traerá suerte.

 

Cómo visitar los pingüinos magallánicos.

 

Una vez con el mapa de Punta Arenas en nuestro poder, nos dirigimos a las oficinas de Soloexpediciones y Comapa para informarnos y reservar plaza para ir a ver los pingüinos magallánicos al día siguiente. Existen 2 colonias de pingüinos magallánicos, la de Otway y la del Monumento Nacional al Pingüino. A la primera se llega por tierra y tiene un menor número de parejas, así que como disponíamos de tiempo, decidimos ir a ver la colonia del Monumento Nacional al Pingüino, con unas 60.000 parejas.

La empresa Soloexpediciones organiza salidas todos los días a las 6:30h de la mañana. Te pasan a buscar por tu alojamiento y te llevan a la isla Magdalena, donde dispones de una hora para realizar el recorrido marcado y ver a los pingüinos. Luego, de vuelta al puerto, rodean la isla Marta, donde habitan leones marinos y no está permitido desembarcar. Al final de la excursión te dan un refrigerio y te devuelven a tu hotel. Todo esto tiene el precio de 63.000 CPL.

La empresa Comapa organiza salidas los Martes, Jueves y Sábados a las 16h. Las diferencias con el otro tour es que tienes que llegar por tus propios medios al muelle, no dan la vuelta a la isla Marta y no te dan refrigerio. El precio de este tour es de 40.000 CPL.

Como al día siguiente era Martes y nos parecía exagerado pagar 30€ más por ver a los leones marinos, decimos realizar el tour con Comapa.

Para llegar al muelle Tres Puentes, se puede ir caminando, 1:15h aproximadamente des del centro; o se puede coger un colectivo, que son coches idénticos a los taxis (negros) pero con un número en el techo. Son más económicos y normalmente, los compartes con más gente. El precio son 450 CPL por persona. Los que van al muelle son el 15 y el 20.

Es importante saber, que las salidas con la empresa Soloexpediciones están condicionadas por la meteorología, ya que la embarcación que utilizan es más pequeña que la de la empresa Comapa.

 

Pateando Punta Arenas.

 

Una vez hecha esta gestión fuimos al Kiosco Roca, la picada más famosa de Punta Arenas.¿Qué es una picada? Es un local donde sirven comidas de toda la vida a un precio muy económico. Suelen servir un menú que consta de una sopa y un plato principal de carne o pescado y algunos también incluyen postre. Lo que no está incluido es la bebida, que es donde hacen el negocio, ya que el menú ronda los 4.000 CPL y la bebida te suele costar unos 3.000 CPL. Es una buena opción para comer low cost. La calle de las picadas en Punta Arenas es la calle Chiloé.

Volviendo al Kiosco Roca. En esta picada solo sirven choripán y batido de plátano con leche. Siempre está lleno, así que no queríamos ser menos y entramos a probar. El choripán no es nada más en un panecillo con una especie de paté de chorizo untado. No está mal, pero que nadie se imagine que se va a encontrar chorizo ibérico. Después de coger fuerzas fuimos al mirador del estrecho de Magallanes. Fotos de rigor y camino a la costa para visitar el mercado y, supuestamente, comer marisco a buen precio.

 

Punta Arenas

Mirador Estrecho de Magallanes

Decepción total. El mercado consta de 4 puestos sucios donde venden pescado dudosamente fresco, que comparten espacio con tiendecillas de artesanía y souvenires. En el piso de arriba compiten 5 restaurantes con menús similares. Elegimos uno cualquiera y probamos el centollo. Misma sensación que con el choripán, en España se come muy bien!

Para bajar la comida, fuimos a visitar el cementerio de Punta Arenas, catalogado como uno de los más bonitos de esa región. Lo único que me llamó la atención fueron los cipreses, pero sólo es nuestra opinión.

 

Punta Arenas

Cementerio Punta Arenas

Intentamos visitar el Museo Regional de Magallanes, situado en el Palacio Braun-Menéndez, pero cuando llegamos estaba cerrando, con la mala suerte que al día siguiente cerraba (Martes). Este museo nos lo recomendó el señor de la oficina de turismo y es gratuito.

Ese día cenamos un bocadillo en el Café Tapiz. Un bonito y acogedor local, donde sirven cafés y tartas. El bocadillo es enorme, así que con las sobras tuvimos cena para el día siguiente!

 

Monumento Nacional al Pingüino.

 

Al día siguiente nos esperaba el plato fuerte de Punta Arenas y no nos decepcionó. Para hacer tiempo hasta las 16h que zarpaba el barco hacia el Monumento Nacional al Pingüino, fuimos a visitar otro museo que también nos habían recomendado en la oficina de turismo. El Museo Maggiorino Borgatello, creado en 1893 por los misioneros salesianos. Básicamente, es una colección de animales disecados y restos arqueológicos de las antiguas etnias patagónicas, acompañado de ornamentos religiosos de los misioneros.

Comimos en una picada de la calle Chiloé y fuimos caminando hasta el embarcadero Tres Puentes. El trayecto en barco dura unas 2 horas y si estás atento y tienes suerte puedes ver algún delfín. Nosotras vimos una aleta y un chorro de agua, que algunos catalogaron de ballena. Aún tengo mis dudas.

Los pingüinos son muy graciosos y hay tantos! Además de un sinfín de gaviotas. En la época en que fuimos nosotras (finales de Noviembre), los huevos acababan de eclosionar y los polluelos aún estaban dentro de los nidos, así que no pudimos verlos, pero merece mucho la pena esta visita.

 

Punta Arenas

Pingüinos Magallánicos

 

Punta Arenas. Ir o no ir, esa es la cuestión.

Resumiendo, lo único que nos valió la pena de Punta Arenas fue la visita a los pingüinos. Si no fuera necesario volar hasta allí para poder ir a Puerto Natales en autobús, yo no recomendaría ir, a no ser que os interese mucho visitar la región de Tierra del Fuego, de la cual no dispongo de información.

Próximamente, abrirá el aeropuerto de Puerto Natales, así que probablemente, esta ciudad pierda mucho del turismo que tiene ahora.

Llegaba el final de nuestro viaje por Chile y cansadas de frío y viento, nuestro plan era disfrutar los últimos días en la variopinta ciudad de Valparaíso.

 

¿Estás planeando Chile? Pues en la Biblioteca Viajera tienes la Guía de 15 días de ruta por la Patagonia Chilena, además de mucho material práctico para que puedas planificar tu viaje por libre. Descarga gratis!



Pin It on Pinterest

Shares
Share This