botiquín de viaje

Botiquín de viaje. La mejor forma de prepararlo

Para l@s viajer@s independientes es importante dominar “el arte” de hacer un buen botiquín de viaje. Se trata de llevar todo lo necesario, ocupando el mínimo espacio.

Por eso es importante que tengáis en cuenta algunas consideraciones importantes:

  • Es inútil transportar material que uno no sepa utilizar o que se niegue a utilizar (hilo de coser, inyecciones, etc.)

 

  • Si tienes problemas de espacio, prioriza con medicamentos. Será más difícil encontrarlos, y en caso de necesitar vendas o similares, un trozo de papel o de trapo te puede sacar de un apuro

 

 

Qué llevar en el botiquín de viaje

 

Vamos a confeccionar el botiquín de viaje estructurándolo por los tipos de material. Primero hablaremos de las cosas básicas que se necesitan para curar heridas o abrasiones, muy comunes en nuestros viajes. Después hablaremos específicamente de los medicamentos más útiles y de algunos extras que puedes llevar en tu botiquín de viaje.

 

1. Desinfectante 

Lavarse las manos y desinfectar las heridas es el paso más importante para una buena curación y para evitar posibles sobreinfecciones. Si no tienes ningún desinfectante en tu botiquín de viaje, acuérdate siempre de lavar abundantemente las heridas con agua y jabón.

 

  • Gel desinfectante para las manos: muy importante para prevenir la temida diarrea del viajero o transmitirse entre compañeros alguna enfermedad como los resfriados.

 

  • Clorhexidina o yodo (Betadine): para desinfectar heridas o como potabilizador de agua en casos de urgencia. Añadir 4 gotas de Betadine por litro de agua y dejar actuar durante 30 minutos.

 

  • Suero fisiológico (dosis individuales): útil en la limpieza de abrasiones y heridas. Si no se tiene, se puede elaborar suero casero hirviendo agua con sal (media cucharadita de sal en 250ml de agua). Se debe dejar enfriar antes de utilizarla y se conserva como máximo 24h. 

 

 💡 El ajo es un antiséptico natural. Rebanado se puede utilizar sobre las heridas. 

 

 

2. Apósitos y vendas

Va bien llevar algún apósito para la cura de heridas y para prevenir la aparición de ampollas. También serán útiles para tapar cicatrices recientes que deban protegerse de la exposición al sol.

 

  • Gasas 
  • Apósitos “segunda piel” para las ampollas.  
  • Venda de hilo (la de tipo Peha-haft va muy bien porque es adherente y no es necesario esparadrapo) 
  • Venda elástica tipo Tensoplast. Si te tuerces el tobillo te será útil para inmovilizarlo con un vendaje. 
  • Esparadrapo 
  • Tiritas, puntos de papel 

 

 

3. Medicamentos principales del botiquín de viaje

 

Es importante que en caso de padecer alguna alergia o enfermedad de base (tipo diabetes), consultes con un médico antes del inicio del viaje por si existieran contraindicaciones o hubiese que modificar la dosis estándar.

En esta lista están los medicamentos que consideramos que debe llevar todo botiquín de viaje. Verás que he puesto el nombre genérico y el nombre comercial entre paréntesis. Es útil conocer el nombre genérico de los medicamentos porque en el extranjero los nombres comerciales no suelen ser los mismos que en tu país de origen. 

 

  • Analgésicos: paracetamol (GELOCATIL). Te será útil para aliviar el dolor y tratar la fiebre.

 

  • Antiinflamatorios (elegir uno): Ibuprofeno (ESPIDIFEN) / Diclofenaco (VOLTAREN) / Dexketoprofeno (ENANTYUM) / Metamizol (NOLOTIL). También sirven para tratar el dolor pero además, tienen efecto antiinflamatorio, en el caso de caída o contusión.

 

  • Protector de estómago y antiácido: omeprazol y almagato (ALMAX). Dependiendo de la sensibilidad de tu estómago a determinadas comidas de algunos países, este medicamento te será necesario o no. Recuerda que, si tomas antiinflamatorios es recomendable también el uso de protector de estómago.

 

  • Antieméticos: metoclopramida (PRIMPERAN). Para el tratamiento de vómitos y náuseas. Es probable que en algún momento de tu viaje tengas diarrea o gastroenteritis. En estos casos llevar antieméticos te será de gran ayuda.

 

  • Antidiarréicos: loperamida (FORTASEC) o racecadotrilo (TIORFAN). En algunos casos de diarrea, puede ser necesario el uso de estos medicamentos. Pero no abuses de ellos o luego lo pasarás fatal para poder ir al baño otra vez.

 

¡OJO! con los antidiarreicos que puede ser peor el remedio que la enfermedad. El cuerpo es sabio y hay que dejar actuar a la naturaleza. Lo más importante es rehidratarse bien y seguir una dieta astringente.  

 

  • Suero oral: Muy importante y necesario para el tratamiento de la diarrea. Se puede fabricar una solución de rehidratación mezclando 1 litro de agua, media cucharadita de sal y 8 cucharaditas de azúcar. 

 

  • Antibióticos: aquí tengo que decir que no es correcto automedicarse, ni el uso excesivo de antibióticos. Pero toda norma tiene sus excepciones y si tu viaje incluye lugares remotos, sin acceso a un médico, es aconsejable llevar dos tipos de antibiótico de amplio espectro como la amoxicilina y el ciprofloxacino. La amoxicilina se usa en infecciones respiratorias, bucodentales y cutáneas. El ciprofloxacino te sería útil en casos de diarreas complicadas, acompañadas de fiebre; y también para otitis y sinusitis.

 

  • Antipalúdicos (antimalaria): atovacuona/proguanil (MALARONE) o mefloquina (LARIAM). Llevar o no este tipo de medicamentos en tu botiquín de viaje va a depender del lugar que vayas a visitar. Previamente al viaje, se debe acudir al centro de vacunación internacional de nuestra ciudad para asesoramiento de la prevención antipalúdica

 ➡ En viajes largos, en los que se recorren diferentes regiones con distinta prevalencia de malaria, es importante llevar la medicación no tanto como prevención, sino como tratamiento por si se contrae.

 💡 Es importante recordar que la principal prevención contra la malaria es evitar las picaduras de mosquito entre el atardecer y el alba.

 

 

4. Medicamentos secundarios para el botiquín de viaje

Ya hemos visto los medicamentos más importantes que se deben llevar en el botiquín de viaje. Ahora comentaremos algunos que pueden serte de utilidad en determinados casos específicos. 

 

  • Antihistamínicos: ebastina (EBASTEL). Para tratar reacciones alérgicas leves o para casos de rinitis estacional. La ebastina tiene la ventaja que no produce somnolencia como efecto secundario.

 

  • Mal de montaña: acetazolamida (DIAMOX).  Lo aconsejable es prevenir el mal de altura con una buena aclimatación y el tratamiento más efectivo es parar el ascenso y bajar de cota. 

 

  • Óvulos vaginales: en mujeres propensas a la candidiasis vulvovaginal no estaría demás llevarlos (no pesa, no ocupa). Fenticonazol (LAURIMIC) o clotrimazol (CANESTEN). 

 💡  Un diente de ajo mojado en aceite de oliva o un tampón empapado en yogurt natural pueden ser un buen alivio natural. 

 

 

5. Antimosquitos

Para países tropicales es fundamental. Como hemos dicho antes, la mejor prevención contra la malaria y el dengue es evitar la picada del mosquito. El de la malaria pica desde la puesta de sol al alba, pero recuerda que el del dengue puede picarte durante el día!

Nosotras siempre hemos utilizado Relec. Pero en Tailandia, por ejemplo, puedes comprar de la marca Off que va genial y huele muy bien.  😉 

 

 6. Extras del botiquín de viaje 

Hay una serie de cosas extras que no son medicamentos, que consideramos realmente útiles y que deberías incluir en tu botiquín de viaje.

  • Vaselina: tiene múltiples usos. Va bien para tratar quemaduras, irritaciones cutáneas y para prevenir ampollas

 

  • Lágrima artificial / colirio: no ocupa nada y no pesa. En países con mucha polución y polvo, así como en ambientes muy secos, puede ayudarnos a hidratar los ojos. 

 

  • Bálsamo de tigre: hemos descubierto que es mano de santo con las picaduras de bichos. Te calma enseguida el picor, evitando que te rasques en exceso y puedas producirte una herida.

 

  • Gotas o pastillas potabilizadoras: pueden evitarte una diarrea mala!

 

  • Pinzas y tijeras: para extraer alguna púa o astilla clavada y para cortar gasas, apósitos o vendas.

 

  • Termómetro: para mirar la temperatura en caso de posible fiebre. 

 

  • Manta de supervivencia: si eres de los que te gusta hacer trekkings en la montaña, te aconsejo que te hagas con una. Son baratas, no ocupan espacio y no pesan. Pueden utilizarse tanto para aislarse del frío (parte plateada hacia el cuerpo) o para protegerte del calor (parte dorada hacia el cuerpo).

 

  • Guantes de látex: puedes necesitarlos para hacer las curas de alguna herida.

 

  • Mascarilla: nosotras las utilizamos en ciudades con mucha contaminación.

 

 

Para que lo tengas todo más visual, aquí te dejamos esta súper infografía con la lista completa para elaborar tu botiquín de viaje. 

 

botiquin de viaje

 

 

Y hablando de salud ¿Ya sabes qué vacunas te tocan para tu viaje? 

 

 💡 Recuerda que siempre siempre siempre tienes que viajar asegurado. No te lamentes cuando sea demasiado tarde!  Nosotras confiamos y seguiremos confiando en Seguros MONDO.

Y por ser nuestr@ amigo@ tienes un 5% de descuento en tu póliza. 

 



Shares
Share This